El Gainer

Novedades y actualizaciones

Gracias a todos por apoyar al blog en su regreso, próximamente tendremos un nuevo podcast tocando un poco el aspecto de la salud mental.

Hugo Hunter
Septiembre de 2022

Dismorfia corporal por feederism

El núcleo del feederism viene de verse y sentirse bien con la idea de engordar o ser obeso, quien lo práctica es completamente consciente de su situación, vive feliz e idealmente está informado de lo que significa tomar la decisión de engordar activamente. El feederism es un acto de hedonismo, es materializar el placer; un gainer busca cumplir una meta y engorda por el placer de hacerlo o de estar gordo, pero cuando ese proceso trae pensamientos negativos que no puedes controlar, al final es lo que provoca angustia y, finalmente, el deterioro del funcionamiento personal: de eso se trata la dismorfia corporal por feederism (si, acabo de darle nombre)


Hablar de salud mental en relación al gainerverso es más que necesario; pero, antes que nada, quiero comentar que el feederism en sí no está de ninguna manera clasificado como enfermedad mental (si bien hay gente por la web que quiere convencer de lo contrario). Entre los investigadores aún no hay un conceso y de hecho se ha explorado muy poco como para poder siquiera sugerirlo, aunque se ha visto, eso sí, que tiene relación con algunos trastornos psicológicos. Para muchos el feederism es un estilo de vida, no solo una parafilia o un fetiche, y debido a su naturaleza es fácil que termines involucrado en relaciones co-dependientes, obsesiones, ansiedad, depresión y más…


En esta entrada hablaré del trastorno dismórfico corporal, que no es una enfermedad mental ligada directamente al feederism pero si una de las que más frecuentemente pueden acompañarle. Básicamente es una variante del trastorno obsesivo-compulsivo en la que las personas buscan “la perfección” en su imagen corporal, en el caso de los gainers estos suelen fijarse, además de lo gordos que quieren estar, en detalles o defectos que a menudo pasan inadvertidos para los demás, como: la forma específica de ciertas partes del cuerpo (la barriga, las lonjas, las nalgas, los senos…), no sentirse gordos a pesar de ser ya obesos, o simplemente no estar satisfechos y querer siempre más y más… suelen preocuparse por la simetría, el tamaño y la forma y nunca están satisfechos con los resultados que consiguen de su gaining; por más que la gente a su alrededor los alabe por su progreso no creen que sea real lo que se les dice y siguen sintiendo que no han logrado nada.

 
Los gainers que sufren de este trastorno se enfocan excesivamente en el feederism y en engordar, ya que buscan intensamente cierta apariencia e imagen corporal, lo que muchas veces les trae problemas para desenvolverse en la vida diaria: pueden tener problemas para concentrarse por dedicar mucho tiempo al feederism y a engordar o simplemente no se lo pueden sacar de la cabeza, solo hablan de feederism todo el tiempo y parecen no tener otro objetivo o afición en la vida, suelen tener demasiada preocupación por lo que el resto de la comunidad piensa sobre su cuerpo, evitan ciertas situaciones sociales debido a esa preocupación o por sentir que no llenan determinadas expectativas, también llegan a creer que los demás les juzgan o critican todo el tiempo, lo que genera tensión en sus grupos sociales debido a la necesidad frecuente de buscar la aprobación de los demás, y sobre todo por el desequilibrio entre cómo los demás los ven y el cómo se ven a sí mismos.


Me atrevo a decir que la mayoría de los gainers que conozco no sufren de este trastorno, sin embargo, es importante identificarlo porque si somos más propensos a padecerlo y muchas veces el sentimiento de comunidad que nos ofrece el feederism hace que sea aún más difícil de notar, así que hay que dejar en claro una cosa: EL FEEDERISM DEBE DISFRUTARSE, si de alguna manera te provoca ansiedad, se convierte en algo que no puedes sacar de tu cabeza, interfiere con tus actividades, te hace sentir mal o te aísla de los demás (sobre todo de tus conexiones no-gainer), si percibes que tu cuerpo tiene demasiados defectos, sientes que no importa que hagas nunca llegas a la meta, no logras sentirte satisfecho con tu gaining, o no consigues sentirte cómodo con tu cuerpo, puede que sea prudente acudir con un profesional en psicología.


Uno de los motivos por los que escribo esta entrada es porque yo mismo he sido diagnosticado con el trastorno, aunque no de forma grave, y sé por experiencia que puede que no te atrevas a hablar sobre los sentimientos que te genera por vergüenza o simplemente porque puede ser un tema muy incómodo de hablar, pero no olvides que expresar lo que sientes es importante, y que el feederism puede hacerte tener también sentimientos negativos, no todo es siempre lindo y perfecto, y eso está bien.



3 Comentarios

Recuerda que compartir nuestras experiencias nos ayuda a todos. ¡El blog es un gainer, aliméntalo con tus comentarios!

Por favor trata de comentar en español, si tienes problemas usa el traductor de Google. Si no estás registrado escoge la opción nombre/url para comentar. No comentes como anónimo.

  1. En mi caso era un tema que desde que descubrí que me encanta engordar y ser gordo estaban en mi cabeza, llegaban a cada rato las fantasías de comer, ser engordado y hasta incluso llegar a la inmovilidad (si se pudiera), pero algo que he aprendido es que me debo de aceptar como soy, que el hecho de ser gainer no se detenga, pero la realidad me ha hacho ver que aunque me imagine un plan de que quisiera que pasara la verdad es que muy difícilmente encontraré, así que decidí luchar por ese sueño individualmente, si las cosas cambiaran en un futuro pues sería algo que aceptaría, pero de todas maneras es algo por lo que hay que terminar aceptando, el tema es hermoso, pero hay que luchar porque podamos cumplirlo.

    Y que bueno que buscaste ayuda para ello, y que incluso debemos de entender todos, que no es malo pedir ayuda psicológica cuando la requerimos, al contrario, es de valientes reconocer que lo tienes y que la ayuda ayudara a controlar el problema.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por compartir! Y si, hay que armarse de valor para buscar ayuda.

      Borrar
Artículo Anterior Artículo Siguiente